Banner
Banner
Portada Artículos y Reportajes Artículos Duelo, luto y algunas curiosidades

Duelo, luto y algunas curiosidades

E-mail Imprimir

RobertoCava50x50Por ROBERTO SEBASTIÁN CAVA

Algunas personas, cuando la vida parece ir de retirada, conservamos un tesoro. Está siempre a la mano y contiene historias de  tiempos pasados. Son  hechos, costumbres y modas vinculadas con la vida cotidiana. Los más jóvenes las considerarán  cosas nimias, sin sentido y se equivocarán. En cambio, para nosotros no lo son,  especialmente cuando el Protocolo está de por medio directa o indirectamente.

Hablar hoy de la etiqueta en el duelo parecería desacertado. Se  han perdido tradiciones cargadas de años y de afecto. La muerte, esa “desdicha fuerte”  estará siempre presente en nuestras vidas junto a las  manifestaciones externas que simbolizan el dolor que ante ella sentimos. En nuestro occidente el color negro las ha acompañado siempre junto al silencio y al llanto.   

Nuestras bisabuelas que fueron las más grandes expertas de todo,  sabían bien a qué atenerse. Manejaban al dedillo el luto riguroso, el aliviado y el medio luto. El primero se  llevaba durante dos años. Después seguían algunos meses con  el aliviado y otros  más con el último. Al principio usaban vestidos  y abrigos negros, sombrero con cola de crespón y no se usaban alhajas. A medida que pasaba el tiempo las damas iban avanzando en su arreglo personal. En cambio  los hombres exteriorizaban su duelo con el empleo de corbatas negras y brazaletes del mismo color.

Esposos, padres, hijos, hermanos, suegros, abuelos, nietos, cuñados, tíos y primos, tenían sus lutos que iban desde los tres años hasta los veinte días. El fallecimiento de un novio comprometido oficialmente, llevaba a la novia a imponerse un luto largo. También se veía con buenos ojos que ante la muerte de  los padres del novio, la futura esposa  vistiera  luto de nuera.

Las visitas de pésame tenían sus reglas. Todas eran habas contadas  y la  familia de una persona fallecida recibía en ellas  el afecto de parientes y amigos.  Comenzaban el mismo día del entierro y se hacían por lo general  al atardecer. Las tarjetas, las cartas y los telegramas cumplían la misión de trasmitir el pésame por escrito.  En las denominadas tarjetas de visita debajo de los nombres y apellidos se usaba colocar la abreviatura “S.P.” o también las palabras completas, es decir “Sentido pésame”. Después unas  tarjetas con reborde negro, personales o de matrimonio, llevaban el agradecimiento por correo.

Era costumbre y sigue siéndolo, la celebración de un funeral en una iglesia antes del entierro de un difunto o en algún aniversario. No es algo de tiempos idos porque la muerte deja entre los que sobrevivimos un deseo grande de rezar por sus almas. Algo ha cambiado y ya no es  el hombre solamente quien, como  cabeza de familia,  recibe los saludos al terminar la Eucaristía. Antes las señoras  se retiraban discretamente del templo y atendían a las visitas  en su casa.

Hay evidentemente una diferencia grande entre dolor y tristeza. Muchas veces hemos escuchado aquello de “tristeza y melancolía fuera de la casa mía”. Encierra verdades. Podemos sentir dolor y mucho dolor pero nunca tristeza porque quien ha muerto ha cambiado solamente de casa. Por eso algunas costumbres y tradiciones envejecieron  entre la tristeza y la memoria para dar paso a un duelo sereno, menos ostentoso.

El Teatro Colón de Buenos Aires, inaugurado en 1908, posee diez palcos “baignoire” o “grillés”. Se encuentran debajo de los palcos bajos y son quizá la manifestación de una época ante el duelo. Durante el mismo  no se podía usar ropa de etiqueta y, además, en esos sitios las familias tenían una visión perfecta del escenario y pasaban inadvertidos para el resto del público. Sin embargo no se privaban de espectáculos de óperas, ballets y conciertos.   En fin son curiosidades como lo son los  “días de llanto y luto” que los ordenamientos civiles contemplan y dar un respiro ante  los trámites sucesorios.

 
Banner
Miércoles
30 de julio
Tamaño texto
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Suscríbete al Boletín Noticias Protocolo


Cada jueves GRATIS en tu correo
Banner