Banner
Banner
Portada Juan José Feijóo Comportamientos ejemplares

Comportamientos ejemplares

E-mail Imprimir

Por JUAN JOSÉ FEIJOO

A cualquiera que se dedique a una actividad relacionada con la vida pública se le exige una actuación transparente y obviamente, ejemplar. Su actitud tiene que ser ejemplarizante y en la mayoría de los casos, por no decir prácticamente siempre, edificante. La ejecución de su tarea tiene que ser un dechado de virtudes. Es una cuestión de honorabilidad.

Escribía Arthur Schopenhauer que el honor está fundado en la propia conducta del sujeto, añadiendo que “el honor del cargo es la opinión general de que un hombre revestido de un empleo posee efectivamente todas las cualidades exigidas y cumple puntualmente y en cualquier circunstancia las obligaciones de su cargo”. Y subraya: “cuanto más importante y extensa es la esfera de acción de un hombre en el Estado más elevado e influyente es el puesto que ocupa y mayor debe ser también la opinión que se tiene de sus cualidades intelectuales y morales que lo hacen digno de ese puesto”.

Se da, pues, por hecho, que un representante público tiene la obligación, por ética y moral, de realizar el ejercicio de su función manteniendo ese exigido comportamiento ejemplar. Un ejercicio público donde destaquen las virtudes; esas mismas virtudes que, en palabras de Montesquieu, que enseña la sociedad y “no son tanto las que se deben a otros como las que se debe uno a sí mismo son lo que nos distingue más bien que lo que nos asimila a nuestros conciudadanos”. De esta manera, se evitaría sembrar dudas sobre su actuación.

Estos últimos días, basta asomarnos a los medios de comunicación, para comprobar cómo este tipo de incertidumbres se ciernen sobre relevantes personas que ocupan cargos públicos y algunos incluso inmersos en proceso judicial y otros en puertas.

Un recto comportamiento público, respetando los principios básicos que conforman cualquier código ético, es una forma de expresión social y síntoma de una perfecta salud cívica y las rectas maneras están integradas en el lenguaje social propio de un marco de convivencia en el que todos estamos implicados, los dirigentes públicos y los ciudadanos a los que sirven a través del ejercicio de sus funciones.

Esto, obviamente, también es Protocolo.

 
Banner
Martes
02 de septiembre
Tamaño texto
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Suscríbete al Boletín Noticias Protocolo


Cada jueves GRATIS en tu correo
Banner