Banner
Banner
Portada Juan José Feijóo Crear el mercado de los eventos y la demanda del profesional de protocolo

Crear el mercado de los eventos y la demanda del profesional de protocolo

E-mail Imprimir

Por JUAN JOSÉ FEIJOO

Tan importante como formar profesionales del protocolo es crear un mercado que absorba a los mismos y, por lo tanto, generar expectativas de trabajo. Cualquier profesión que se precie necesita un espacio para poder llevar a cabo el ejercicio de la misma. Tiene que existir un equilibrio entre la oferta y la demanda. No podemos colapsar un mercado antes de crearlo.

Y esto es precisamente lo que no queremos que suceda con nuestro sector, el de gestión y organización de eventos, el que antes era más conocido como protocolo y que también se interrelaciona con el ámbito de las relaciones públicas.

Es necesario estimular la creación de empleo y, para ello, primero hay que dignificar y legitimar la profesión, dándole, como en más de una ocasión hemos comentado, el valor que requiere ante la sociedad, de manera que desde cualquier estamento, público o privado, se entienda que es necesario contar con un departamento de protocolo y eventos y al frente del mismo un profesional competente que lo dirija. De esta manera, estaremos posibilitando un caldo de cultivo para generar empleo, con el paso previo e indispensable de crear la expectativa de mercado y que éste tenga la necesidad de consumir ese producto, que en  nuestro caso son los servicios profesionales.

Ahora hay toda una generación de expertos y especialistas en protocolo que están preparados para asumir este reto, que están esperando que se les de una oportunidad y que su función resulta primordial cuando se trata de organizar o gestionar eventos. Ésa es la filosofía del movimiento QueremosOrganizarEventos (QOE) puesta de relieve el pasado sábado 25 de febrero en su primera gran concentración en Madrid. Crear una voz que se escuche con fuerza. Esta voz tiene que apoyarse en altavoces o amplificadores, como es  la Asociación Española de Protocolo, que además recogerá con sensibilidad estas inquietudes que coinciden con sus principios fundacionales, como es la defensa de esta actividad profesional. Y creando una entidad corporativa fuerte, esa voz tiene más posibilidades de que sea escuchada.

Organismos, instituciones, corporaciones, empresas, iniciativas privadas… cualquier ámbito que esté directamente relacionado con nuestro sector, tiene una premisa fundamental: contar con ese personal cualificado en esta materia. Y en esta tarea, colectivos como la Asociación Española de Protocolo, como entidad con ámbito estatal que aglutina a los profesionales de este sector, tienen un papel relevante, como es consolidar el ejercicio profesional de nuestra actividad, de manera que nadie cuestione el mismo, y a la vez, a poner en valor nuestra función, lo que puede ayudar a generar esa necesidad de incorporar a profesionales a las distintas esferas y organigramas tanto de ámbito privado como público.

Somos conscientes que ahora mismo la situación no es la más propicia para generar tales favorables expectativas de trabajo. Que la debilitación económica está incidiendo en el sector de la organización de eventos es algo claro y no tampoco porque necesariamente –que también suele ocurrir– se vincule al sinónimo de fasto o gasto suntuario. Nuestro temor es que cuando se diseña un evento, hay partidas que ahora mismo se consideran “prescindibles” o cuanto menos, modificables o reducibles y se aplica la tijera en muchos capítulos.

Esto no tiene por qué afectar al trabajo del profesional del protocolo, cuya misión es organizar un acto contando con la disponibilidad presupuestara que disponga. A él precisamente  le corresponde aplicar el sentido común, la imaginación y la agudeza para optimizar esos precarios recursos y organizar un evento con dignidad y una  calidad final del producto, siempre dentro de lo posible.

De esta situación tienen que darse cuenta aquellos que tienen la competencia de asignar estos fondos. Porque el ámbito de los eventos, que mueve muchos subsectores y proveedores, no puede languidecer. Hay que seguir haciendo congresos, convenciones, ceremonias… no se pueden suprimir. Lo que hay que hacer es adecuarlos a los nuevos tiempos. Evitar el derroche y el despilfarro, ajustar partidas, adecuar los medios… Pero para eso hay que conocer a fondo cómo funciona el sector y eso los sabemos los profesionales del mismo. Los que ejercen  y los que esperan esa oportunidad.

No queremos predicar en el desierto, sino poner de manifiesto la preocupación de un colectivo, antes latente y ahora patente, que está llamando a las puertas del futuro que empezó ayer. Todos somos necesarios para trabajar a favor de nuestro sector. Hace falta que se nos escuche y mediten sobre nuestras propuestas, por otra parte, totalmente racionales.

La organización de un evento, debe confiarse y responsabilizarse a un experto el protocolo como el competente profesional que garantiza el éxito de esa actividad.

Si para diseñar una casa acudimos a un arquitecto, para diseñar un evento hay que acudir a un experto profesional del protocolo. Otros luego se ocuparán de venderlo.

 
Banner
Sábado
01 de noviembre
Tamaño texto
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Suscríbete al Boletín Noticias Protocolo


Cada jueves GRATIS en tu correo
Banner