Banner
Banner
Portada Portada Portada El plantón de Mas a Saénz de Santamaría convierte al protocolo en protagonista del día

El plantón de Mas a Saénz de Santamaría convierte al protocolo en protagonista del día

E-mail Imprimir

vicepresidenta“Desacuerdo de protocolo” o “plantón”. Así han calificado los medios de comunicación la decisión de última hora del President de la Generalitat, Artur Mas, de no asistir a la entrega de las Medallas de Honor de Fomento del Trabajo y de los Premios Carles Ferrer Salat organizadas por la patronal catalana, nada más conocer que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ostentaría la representación del gobierno y, por tanto, de acuerdo al R.D. 2099/83 sería la encargada de clausurar el acto, al tratarse de la autoridad de mayor rango presente.

El desencuentro, alimentado por las declaraciones del President señalando que solo participa en actos oficiales que presida, salvo en presencia del Rey, del Príncipe o del presidente del Gobierno, no ha dejado indiferente a nadie. Muchos se han preguntado desde que saltara la noticia si la decisión de Rajoy de delegar la representación en Saénz de Santamaría durante su estancia en Panamá, se había realizado conforme a lo establecido. Ha sido la propia vicepresidenta quien, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha aclarado que “no es necesaria ninguna delegación” por parte del jefe del Ejecutivo, ya que los leyes así lo estipulan.

“A los profesionales que saben de esto les dejo trabajar”, ha sentenciado Saénz de Santamaría, en alusión a la labor que desempeñan los servicios de protocolo de Moncloa.

Por su parte, Mas también ha tenido la oportunidad de explicar su versión de lo sucedido. "No fui al acto de ayer porque a mí se me invitó en unas condiciones determinadas: para presidir el acto. Y a última hora el Gobierno español decidió cambiar el protocolo del acto como consecuencia de que el presidente Rajoy se había marchado al extranjero", ha relatado.

"Consideré que la Generalitat, como máxima institución de nuestro país, como Cataluña, quedaba en un segundo orden y preferí que estuviera representada por un consejero», ha asegurado. «No era cuestión de enfadarse sino de no crear un presidente que hubiera sido perjudicial de cara al futuro y de no perder un ápice la dignidad de la Generalitat y en este caso su presidente", ha dicho.

 
Banner
Sábado
25 de junio
Tamaño texto
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Suscríbete al Boletín Noticias Protocolo


Cada jueves GRATIS en tu correo
Banner