Banner
Banner
Portada Portada Portada Facebook y Apple marcan un antes y un después en la etiqueta en la oficina

Facebook y Apple marcan un antes y un después en la etiqueta en la oficina

E-mail Imprimir

steve-jobsFacebook y Apple podrían ser consideradas el paradigma de empresa del S.XXI. Estas compañías se han convertido en referentes indiscutibles a nivel mundial tanto por sus productos como por la flexibilidad que han introducido en el modelo de empresa que, como no podía ser de otra manera, afecta a la indumentaria de sus empleados. Este estilo informal que reina en las compañías tecnológicas, marcado por la camiseta, el pantalón vaquero y las zapatillas deportivas, aspira a convertirse en el nuevo estándar.A continuación reproducimos un artículo publicado en el diario La Información en el que se explica cómo Mark Zuckerberg y Steve Jobs han marcado un antes y un después en la etiqueta en la oficina.  

Cuenta la leyenda que a finales de los años 70 Steve Jobs fue a ver a Joe Keenan, entonces presidente de Atari, para conseguir la financiación que le hacía falta para producir el Apple II. Jobs se presentó en aquella importante reunión sin asear, vestido con camiseta y pantalón corto. Además, iba descalzo. En un momento dado, puso sus pies, sucios, encima de la mesa de Keenan y este estalló: “¡No solo no vamos a comprar este cacharro, sino que vas a quitar los pies de mi mesa!”.

Esta anécdota, que cuenta Walter Isaacson en la única biografía autorizada del fundador de Apple, podría estar en el origen de cómo los gurús de la tecnología están cambiando la forma de vestir en las oficinas, incluso en los puestos directivos. 

El éxito de Steve Jobs, unido al de otros genios de nuevo cuño como Mark Zuckerberg, ha confirmado que para triunfar en el mundo de los negocios no hace falta llevar traje y corbata. Jobs puso de moda el jersey de cuello vuelto, los pantalones vaqueros y las zapatillas de deporte como el uniforme del CEO del siglo XXI, mientras que el creador de Facebook rara vez cambia su sempiterna camiseta y sus chanclas por una camisa.

Silicon Valley (California, EEUU) se ha convertido en el nuevo referente de la moda empresarial. En compañías como Apple, Facebook o Google, la informalidad en el atuendo de sus trabajadores ha desplazado el tradicionalismo de la corbata como símbolo de innovación y originalidad en ambientes creativos.

De hecho, más de la mitad de los trabajadores estadounidenses y británicos consideran que la corbata se convertiría en un accesorio obsoleto en 20 años, mientras que el 22% considera que desaparecerá en menos de 10, según una encuesta realizada por el portal de Internet DealJungle.com. 

Los profesionales que participaron en el sondeo consideran que la camisa de cuello abierto, asociada a modernidad y dinamismo, será el nuevo referente en la moda de oficina.

La corbata, un invento francés


Todo partió con una señal de respeto hacia Luis XIV. Corría el año 1.660. El regimiento Croata conmemoraba la derrota del Imperio Otomano y se presentaron en Versalles para presentar sus honores al rey de Francia con pañuelos de colores al cuello, en alusión a los oradores romanos que abrigaban con géneros sus cuerdas vocales. Ese detalle iluminó al “Rey Sol”.

Tanto le gustaron estos pañuelos a Luis XIV que diseñó uno con la insignia de la corona para el regimiento real. Lo denominó ‘Cravette’, proveniente del vocablo ‘Crabete’, que significa Croata. 

Pronto la idea se extendió y cruzó el canal haciéndose un hueco en Inglaterra. Al principio no era muy corriente ver a la gente con un trozo de tela al cuello, pero la idea iba cuajando poco a poco. A principios del siglo XX, toda Europa comienza a fabricar corbatas y se convierten en el accesorio preferido para aportar un toque de elegancia al traje y la camisa.


 

 

 

 
Banner
Jueves
23 de octubre
Tamaño texto
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Suscríbete al Boletín Noticias Protocolo


Cada jueves GRATIS en tu correo
Banner